Ya está bien de tonterías

Publicado: febrero 22, 2011 en Uncategorized
Etiquetas:,

Hace 6 días que no escribo, y me encuentro el blog tal como lo dejé… SIN COMENTARIOS.

Y he pensado que ya está bien, que podemos ir hablando de uno de los temas que hace que te vayas inmediatamente a comentar, que enciende los ánimos y apaga todo lo demás… Efectivamente, vamos a hablar de la ley anti-tabaco.

ALEGATO EN CONTRA (esto es mi opinión personal, no la de la junta directiva del blog) (perdona, la qué?) (la junta directiva, sí)

Hoy se han manifestado hosteleros, principalmente de la Comunidad de Madrid y de la Comunidad Valenciana, en contra de la citada ley, pidendo a Rubalcaba que la quite.

Antes de nada, decir que esta gente será muy feliz en su mundo, pero que el PSOE no va a quitar la ley. Dicho lo cual, paso a dar mis argumentos:

– Por una parte, los extremismos. ¿Por qué en España tenemos que ser más chulos que nadie? Que si en Inglaterra no se puede fumar en sitios cerrados (por poner un ejemplo), aquí no se puede fumar ni en sitios cerrados ni en algunos espacios abiertos. Y con esto, señor ZP, no demostramos que somos super europeos (que se desengañen todos: no lo somos. Para bien o para mal, Spain is different), sino que somos gilipollas (y si no lo habíamos demostrado con eso, ya lo demostramos con la censura al musical Hair porque se fuma).

-Los argumentos que se han usado:

a) Así los fumadores no crean cáncer de pulmón a los demás. Mira, para eso, evita los coches, que el diesel también crea cáncer de pulmón (y contaminación, y accidentes mortales…).

b) Así los fumadores pueden dejar de fumar, que los pobres… Muy bien, esa actitud paternalista gilipollas me viene jodiendo. Yo me fumo 4 cigarros al día. Si quisiera dejarlo lo dejaría, nadie tiene que obligarme a dejar nada, y menos aún si es una sustancia legal.

c) Es que en otros países ya se han adoptado estas medidas…. Sí, y en otros países se lapidan a las personas, o sigue existiendo la pena de muerte, o se hacen ablaciones femeninas, o se cuelga a los homosexuales, o se matan a las niñas recien nacidas porque no tienen valor, o viven bajo una dictadura… Vamos, que este argumento me indigna especialmente. Lo mismo que nos han dicho todas las madres: ¿Y si esos países se tiran por un puente tú también lo haces?

– Ok, vale, entiendo que nadie tiene por qué joderse con mi humo. Eso sí, yo me jodo con los borrachos que con dos copa de más intentan propasarse, con los niños pegando voces mientras sus padres pasan de ellos y con los olores corporales o a fritanga. Pero vale, de acuerdo, lo entiendo. Peeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeero… (enlaza con el siguiente punto)

– ¿No había otro momento para hacerlo? ¿Tenía que ser en plena crisis? Yo no dejo de ir a bares, pero en vez de tomarme 3 cervezas, me tomo 1, o ceno en la calle y las copas en casa. En resumen: consumo menos. ¿Por qué?, se preguntará la gente. Pues por la sencilla razón de que yo puedo pasar sin fumar, pero para estar a gusto, no puedo tener la prohibición. Es decir, igual me voy a mi casa y sólo me fumo un cigarro, pero estoy a gusto porque sé que cuando quiera fumar, puedo hacerlo. Siguiente punto.

-Al consumir menos los clientes fumadores (porque no, eso no lo hago sólo yo porque soy muy rara), los hosteleros pierden dinero. Y que se supone que, a largo plazo, esas pérdidas no se notan. Pero, señores, llevamos 3 años de crisis, hoy en día muchos establecimientos no se pueden permitir el largo plazo, sino que dependen de lo que recauden cada mes. Y con esto pasamos a…

-Despidos. Una gran medida para contrarrestar el paro (nótese la ironía en mis palabras).

Así que se puede resumir en que a mí me parece “bien” la norma. Eso no significa que vaya a consumir lo mismo, por supuesto. Pero, desde luego, no estoy de acuerdo ni en cómo ni en cuándo se ha hecho.

Y, por último, aunque no es exactamente sobre la ley anti-tabaco, sino sobre las actitudes que, yo, personalmente, he tenido que aguantar, por parte de (algunos, no todos, por supuesto) no-fumadores.

Siempre he intentado respetar a la gente, soy de las que preguntan siempre antes de encenderse un cigarro, si da el humo, si no da, si etc. Pero he tenido que aguantar que me acusen de enferma mental (tal que así), de agoista, de que si voy matando gente y creando cánceres por ahí (decir que, aunque estúpida, esto es una acusación grave). He tenido que aguantar que la gente me diga que qué bien que ahora me tengo que joder y fumar fuera (que me parece muy triste, que la gente se alegre de que otra gente lo pase mal), y un largo etcétera. No creo que nadie tenga derecho a juzgar a una persona porque fume (igual que no se le puede juzgar por muchas otras cosas), y desde luego, no creo que nos merezcamos esa persecucíón, que, ahora, al decir que fumas, parece que lo que estás confesando es que te dedicas a matar cachorritos en las noches de luna llena.

Esther Williams

Anuncios
comentarios
  1. Anónimo dice:

    Es curioso, pero yo, que fumo muy poco, he fumado un poco más desde que se implantó la ley anti-tabaco, lo cual tiene su lógica en que si la gente sale a fumar no me voy a quedar yo dentro sola y aburrida… pues salgo y a “jumá”.

    Muy fuerte lo del musical, hay cosas que caen de lleno en el patetismo… y que no se den cuenta… España!!!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s