Archivos para marzo, 2011

O de cómo sobreviví

Publicado: marzo 31, 2011 en Uncategorized

Pues a duras penas, sobreviví. No lo dije la semana pasada, pero después de mi última caída, me había quedado medio inválida.

No podía mover las manos, y estaba coja de una pierna. Me quedé más o menos así.

Sólo que sin esa estúpida sonrisa en la cara.

Así que nada, a disfrutar mi nueva vida como lisiada. Para encenderme un cigarro tenía que usar las dos manos (tiesas, por supuesto), para cambiarme de ropa… Bueno, tuve que pedir ayuda para que me abrocharan el sujetador. Y lo peor estaba por venir… Mi amiga la regla, para que estuvieramos todos. Un frío sudor me recorría la espalda ante la perspectiva de tener que pedirle a alguien que me colocara un tampax. Y que me lo quitara. Y que me colocara otro… Pero mis temores resultaron ser infundados, y pude hacerlo yo sola. Era lo único que podía hacer sola, eso sí. Bueno, y liarme cigarros, porque mantenía la misma postura de las manos.

Me quedé sola en casa y mi mente analizó todas las posibles formas de morir que se me presentaban. Inanición, sed, aburrimiento… Aunque con el gafe que traía, aposté por un incendio.

Mientras esperaba mi muerte inminente, iba pidiendo ayuda. A la señorita Pepis le tocó lavarme el pelo, secármelo, ponerme desodorante, lavarme los dientes…  Y así se pasó todo el fin de semana jugando conmigo a las muñecas. En fin, para lo que hemos quedado.

El rumor de mi gafe se extendió rápidamente entre mis amigos, conocidos y familiares. Todos me miraban como si fuera idiota, porque… Pues porque lo parecía. Para que no me rozaran los puños de chaquetas y eso, me los tenía que subir al codo y congelarme o bajar hasta los dedos, dando la impresión de un Enrique Iglesias pasado de vueltas. Eso, que parecía imbécil.

Aparte, fui notando como un vacío… a mi alrededor. Por temor a que me cayera algo del cielo y se llevara a alguien más conmigo. Qué tontería. Incluso si me hubiera caído un rayo, los demás como mucho se habrían ahorrado la permanente.

Estherwilliams: Pepis (a veces la llamo Pepis porque somos muy amigas), ¿nos vemos esta tarde?

Sta.Pepis: Ehn… No voy a poder…

Estherwilliams: ¿Y eso…?

Sta.Pepis: Pues… Ehn… Es que… Con el día que llevas…

Estherwilliams: …

Sta.Pepis: ¿¿Y si me pasa a mí algo por estar contigo??

Estherwilliams: ¿¿¿PERO NO TENGO YO BASTANTE CON LO QUE TENGO COMO PARA QUE ENCIMA ME BOICOTEES???

Sta.Pepis: Jo, Estherwilliams, no te lo tomes así…

Hay que joderse. Qué asco de vida.

Esther Williams

Si hay un oficio al que no me metería nunca sería al de ladrona. Primero, porque a mí se me nota todo en la cara. Y segundo, porque soy tan torpe como un elefante en una cacharrería. Vale, sí, también está lo de las convicciones morales, pero hay necesidades y necesidades, claro. Como la que tuvo el que robó el cuadro de San Antonio en una iglesia de Antequera (Málaga) para pedir un milagro. Al menos eso es lo que dicen las monjas, que el cuadro desapareció y apareció al rato después… Y no creo que el Santo se fuera a echar unas cañas…

Al menos el ladrón de Antequera tenía clase y sabía moverse, porque lo que son otros… Esto es lo que descubrió un estudiante y experto en informática de Massachusetts cuando le robaron su portátil:  que su chorizo no tenía ni puta idea de bailar.  Y cómo no, venganza del siglo XXI: cuelgo el video que has grabado en MI portátil (so cabrón) en youtube. Como dice alguno de los comentarios, el video es una demostración de que no se debe robar un portátil a un geek… Bueno, ni a un geek ni a nadie, claro (pues sí, va a ser que tengo principios, ¿eso cómo se quita?).

Y claro, con tanto robo se viene a la memoria uno que ya hace algunos años que pasó, pero que no deja de sorprenderme y hacerme reír. Está claro que los que robaron el balón de tres metros que ambientaba las calles de Málaga para un partido se movían mucho mejor que el caco del portátil. Y hablo en plural porque eso no pudo ser uno solo, está claro. Es que piénsenlo: balón de tres metros, anclado al suelo, en pleno centro de una gran ciudad, ¡y que desaparece en mitad de la noche! ¿Pero cómo no se ve una cosa así de grande por la calle? ¿La ciudad estaba cegata ese día?

Aunque para cegatos, los guardas de seguridad del estadio de fútbol de Cúcuta. No es que les metieran un muerto en el partido, no. Es que entraron con el muerto ¡dentro del ataúd! ¡Que tiene casi más mérito que el balón! ¡Que el estadio sí que estaba lleno de gente! No sé qué les parecerá a ustedes, pero creo que el partido fue para morirse.

Esther Williams y Estrellita la fantástica

¿Límites?

Publicado: marzo 29, 2011 en Uncategorized

Ya hace unos días que se habla de las declaraciones de Isabel Garcia,  la mujer de Santiago del Valle, en las que confesaba la culpabilidad de su marido en el crimen de Mariluz, que hizo en el programa de Ana Rosa Quintana. Esta mujer, salía en directo mientras la reportera y Ana Rosa le interrogaban, como si de un juicio se tratase. Es un tema bastante difícil de tratar, ya que además conlleva violación y asesinato de una menor, y en el que no me sitúo claramente en ninguno de los dos bandos.

Por un lado, aquí se cuestiona la ética periodística. Tras las declaraciones, salieron a la luz los vídeos grabados durante la publicidad (que obviamente no salieron en Telecinco), en los que se presionaba a la mujer, que caía medio desmayada, para que respondiera a las preguntas.

Por otro lado, gracias a esta entrevista en televisión se ha conocido toda la verdad sobre el caso, y han conseguido hacer el trabajo de la policía.

Todo esto ha desatado el debate de la ética periodística, y del todo vale. Esto no es el primer caso, ya tuvo sus antecedentes en el caso Warnnikhof.

Periodismo es la actividad profesional que consiste en recolectar, sintetizar, jerarquizar y publicar información relativa a la actualidad, y entre sus principios éticos (no muy claros, actualmente) está el de contar la verdad.

Sabemos de sobra, que la verdad, verdad es difícil contarla de manera de objetiva, y ese sería el trabajo de nuestros periodistas y cadenas de de televisión… pero ya por ahí empezamos mal. Ya las mismas cadenas tienen favoritismos políticos dependiendo de quien le dé de comer.

Otro caso es la prensa del corazón, el acoso a que someten a algunos famosos para conseguir la exclusiva. Poder tener la foto más humillante de esa persona, o hacer vídeos en su vida privada a escondidas.

Simplemente, en nuestros medios, y en nuestra televisión sobre todo, no se tienen claro esos límites.

Hemos visto bombardeos, muertes, ejecuciones, asesinatos, acoso… tenemos demasiadas imágenes en nuestras mentes usadas como simples números de audiencia.

Pero el caso de Mariluz, llega algo más allá, si se ejerció presión sobre la mujer, pero se hizo un trabajo que la policía no había logrado hacer. Su familia sabe toda la verdad. Todos sabemos toda la verdad. Pero hay varias cuestiones que no me dejan posicionarme, ¿Se ha hecho esto solamente por tener la exclusiva (como decía la reportera en los vídeos durante la publicidad)? ¿Puede el periodista intervenir de esa manera y resolver un caso como el de Mariluz? al fin y al cabo, ellos preguntan y ella responde.

Telecinco se lavó las manos culpando a la productora Cuarzo de grabar esas imágenes… Aquí Telecinco me toca los huevos (los mismos que a mi compañera Estrellita la fantástica, que no tenemos), porque el encargo viene obviamente de Telecinco, y Telecinco lo emite, por lo tanto Telecinco es culpable. Pero bueno, de esta cadena tampoco podemos esperar mucho.

Bueno, yo aun no sé. Me alegro mucho por la familia y que hayan descubierto la verdad, es un pena que no haya sido gracias a la justicia y hayan ganado la exclusiva, y dinero y audiencia gracias al caso. Pero ahora sabemos lo que pasó.

Según  la Federación de Asociaciones de Consumidores y Usuarios de los Medios: «Se está buscando la máxima audiencia a través del morbo a costa de atentar contra la dignidad de las personas. La justicia tiene que seguir su curso y el periodismo tiene que ponerse al servicio de la verdad pero siempre y cuando no se haga espectáculo con fines lucrativos de un hecho tan trágico»

Aún así me creo pocas cosas ya de la televisión y mucho menos su humildad, y ganas de hacerlo bien.

 

Sta. Pepis

¿Y si Contador no fuera español?

Publicado: marzo 28, 2011 en Uncategorized

A mí esto del ciclismo me cabrea lo mismo que me gusta, vamos, un montón. Como fan incondicional del mundillo de los pedales desde muy pequeña, el asunto del dopaje, la eterna sospecha sobre el ciclista y la poca diligencia de los organismos internacionales al respecto me sacan de mis casillas, por no decir que me tocan las pelotas (que no tengo) soberanamente.

El jueves, la Unión Ciclista Internacional (la UCI de toda la vida) decidió apelar la resolución de la Federación Española de Ciclismo (RFEC) sobre el caso Contador. Recordamos: el ciclista de Pinto da positivo por 50 picogramos de clembuterol el día siguiente de la etapa de descanso del Tour de Francia 2010. La sola presencia de esa sustancia, independientemente de su cantidad, es ya sancionable. La UCI deja el caso en manos de la RFEC. El ciclista queda suspendido desde finales de agosto de 2010 hasta el pasado 15 de febrero, cuando el organismo español le exonera, haciendo caso a la defensa del corredor que se amparaba en que no hubo negligencia ni culpa.

El ciclista vuelve a correr, gana ayer mismo la Volta a Catalunya… Pero a la UCI le parece que la Federación Española no ha hecho bien su trabajo y espera hasta el ultimísimo día posible para presentar su apelación al caso. Ahora es el TAS (Tribunal de Arbitraje Deportivo) el que decidirá el futuro del caso y del ciclista. Pero claro, la decisión se retrasará durante meses. En el mejor de los casos llegará antes del Tour, en el peor se baraja la fecha de septiembre. ¿Cuánto van a alargar el calvario del ciclista? La incertidumbre sobre su futuro afectará, no sólo al ciclista, si no también a su equipo, a las invitaciones que reciba para las pruebas, a la preparación de los corredores, y a la salud mental de Alberto Contador, al que podrán creer o no, pero que cuenta con algo muy negativo en su historial: ser español.

La historia del deporte de nuestro país con el dopaje es larga. Y la UCI lo sabía. Es la misma UCI que no se fio de la investigación de la Operación Puerto y permitió que se sancionara a Alejandro Valverde en Italia varios años después. Y si la UCI no se fia de la imparcialidad de la Federación Española de Ciclismo… Apañados vamos.

La presencia de esta sustancia en la orina de Contador durante el Tour ya es sancionable. Pero el sistema, la Unión Ciclista, tiene sus métodos para determinar la sanción y para decidir si la aplica o no. Si hay atenuantes, como parece ocurrir en este caso. ¿Por qué la UCI no se pronuncia desde el primer momento? ¿Por qué no decide y sanciona ella misma? ¿Por qué alargar la agonía del caso, permitir al corredor que vuelva a subir en la bici…? ¿Por qué seguir castigando al ciclismo, mareando fechas, calendarios y podios de carreras?

El dopaje es una lacra que golpea al deporte, y que tiene al ciclismo herido de muerte desde hace muchos años. Ya hace 12 años y medio, en aquel Tour del 98, que se expulsó al Festina al completo de la carrera. El hecho interno más grave que ha afectado a una competición deportiva. Pero nadie se ha puesto las pilas. Casos como el de Contador se eternizan en el tiempo y demuestran que la culpa es del sistema al completo, que después de décadas no ha sido capaz de engrasar su cadena y aprender a reaccionar correctamente. La víctima no es sólo Alberto Contador. Los aficionados y espectadores de este deporte también lo somos.

Y por si a alguien le queda alguna duda, la que aquí suscribe cree en este caso al ciclista. Porque los test de orina anteriores no mostraron sustancia alguna y los posteriores evidenciaron que se estaba eliminando el clembuterol. Y porque 50 picogramos, pese a lo que digan las leyes antidoping, son una cantidad irrisoria e inútil, sobre todo para el nivel exigido en la última semana de un Tour. Y esto no es patriotismo. Son pruebas. Las mismas que les faltaron a otros “ganadores destronados” del Tour para demostrar su inocencia.

Estrellita la fantástica

The Big Bang Theory

Publicado: marzo 25, 2011 en Uncategorized

Por fin llegó el viernes, y con él algunos momentos de descanso. Bueno, ahora mismo la cosa está bastante chunga, llevamos unos días protagonizados por crisis nucleares, guerra, revoluciones que salen adelante pero otras no, desastres naturales… y mil cosas más que cada día te sorprenden al abrir un periódico o encender la tele. Por eso, este día lo dejamos para hacer un pequeño descanso sin olvidarnos de todo lo que ocurre. Así que para despejarnos un poco la mente, la recomendación de hoy va sobre una serie de humor, The Big Bang Theory.

La verdad que la primera vez (y la segunda, la tercera y la cuarta…) que me hablaron de ella no me apetecía una mierda verla. Nunca encontraba el momento de ponerme a ver una serie de 4 científicos frikis que se pasan el día en la Universidad, en la tienda de cómics o jugando al World of War Craft.

Pero bueno, tal vez a la décima vez que me lo dijeron, y un día de aburrimiento lo hice, me puse frente al ordenador (que no se entere la Sinde) y me puse el primer capítulo. La verdad que el primer capítulo no me gustó mucho. Pero me dijeron lo típico que se dice con la cerveza o el café, al principio no te gusta pero tienes que probar más… así que con esto del paro… pues seguí.

Me puse con el siguiente, aquí los personajes me caían mal, Sheldon Cooper (el más friki y maniático de todos) era insoportable, pero me hacían gracia, así que ese mismo día seguí viendo capítulos (reinicié el router… ssh! sinde no leas esto). Y al final creo que ha sido una de las series que más me ha enganchado. Seguían siendo los cuatro amigos de los que me hablaban, frikis, aficionados a los videojuegos, con poco éxito entre las mujeres… bueno lo que todo el mundo entiende por friki, pero yo ya les iba cogiendo cariño.

Sheldon Cooper (Jim Parson) es Físico Teórico y el más friki de todos. Se considera superior a todos y tiene ciertas manías que hacen un poco incómoda la convivencia (y la vida) con él.  Leonard (Johnny Galecki) es Físico Experimental. Es el compañero de piso de Sheldon, con eso él ya tiene bastante durante toda la serie.  Howard (Simon Helberg) es Ingeniero Industrial (puteado por Sheldon), ha trabajado para la NASA, es judío, vive con su madre, y es el único de los cuatro que no tiene un doctorado (puteado por Sheldon por eso) también está bastante salido. Rajesh (Kunal Nayyar) es Astrofísico, es hindú y viene de una familia muy rica. Tiene un pequeño problema, y es que se queda mudo ante la presencia de mujeres, y no puede hablar… pero bueno, irá descubriendo algunas “ayudas” para solucionarlo.  El toque femenino a este grupo lo da Penny (Kaley Cuoco), es la nueva vecina de Sheldon y Leonard que se ha mudado a Los Ángeles a trabajar como actriz, aunque de momento trabaja en un restaurante como camarera.

Los líos de todos estos personajes juntos, otros que van apareciendo, madres, padres, hermanas… y demás hacen unos veinte minutos bastante divertidos.

Bueno, una de las curiosidades de la serie, es que junto con los guionistas trabajan dos físicos que son los que escriben las teorías, trabajos e investigaciones que realizan los chicos en la serie. Total que sólo los dos físicos saben de lo que hablan en la serie, que si quieren le meten la bola a los guionistas y ni se enteran.

Y otro dato ya que estamos… Jim Parson recibió este año el globo de oro Mejor Actor de Serie de TV, que además se lo entregó su compañera de reparto Kaley Cuoco.

Supongo que después de este post, los que no hayáis visto la serie, tendréis las mismas ganas de verla que yo tenía cuando me intentaban convencer, pero bueno eso es ponerse y ver que valen la pena esos minutos de risa.

 

 

Sta. Pepis.

Redefiniendo conceptos

Publicado: marzo 24, 2011 en Uncategorized

No sé si será normal, aunque me da que no. Cada equis tiempo me da una época gafe. O la redefiniciòn de la palabra, más bien.

La del verano pasado fue muy buena. Me fui a Londres y me dio lumbago. Cuando volví, tuve una entrevista de trabajo, en una ciudad lejos de la mía. En el autobús de vuelta, me pillé una torticolis que me duró 3 semanas. Obvia decir que no conseguí el trabajo. Además, al no poder girar el cuello me resultaba muy difícil depilarme. Convencida de que todo eso pasaba la barrera de la mala suerte, decidí bañarme en San Juan para “purificarme“. Lo único que conseguí fue un resfriado de cojones. O de garganta, lo que se prefiera. El verano, ya que no podía ser menos, acabó con un cólico en Ibiza que me duró exactamente lo que duró el viaje.

Y parece que marzo se presenta igual, sólo que más condensado.

Tal como empezó el 1 de marzo, a las 12 de la noche, mi ordenador decidió que lo nuestro duraba demasiado y se inmoló. Conseguí convencerlo para que solamente fuera extremadamente lento, entendiendo eso como una hora para encenderse y abrir el correo. Dos días después, me vi obligada a regalarle mi coche a mi hermano. Como resultado de esto, además de quedarme sin coche y sin ordenador, mi madre se enfadó conmigo por haberme forzado ella a darle el coche a mi hermano.

Sin palabras.

Literalmente. Llevamos dos semanas sin hablarnos. Menos el otro día, que llamó a mi casa para felicitar a mi padre, mi hermano entendió que quería que me pasara con mi madre y, bueno, fue un poco pérdida de dignidad.

Ese mismo día, para seguir con la misma tónica, tuve una discusión, durante la cual, haciendo un aspaviento demasiado intenso, me reventé la mano contra una pared traidora. Absoluta pérdida de dignidad. Lo bueno es que ahora, al escribir con una sola mano, voy más a la velocidad de mi ordenador. Que, por cierto, ahora ha optado por recolocarme los signos de puntuación. Supongo que habréis notado los acentos al revés(editados con cariño por otra de las compañeras del blog). Es todo lo que he podido hacer.

Y ahora tengo gripe. Me gustaría comprobar si tengo mucha fiebre, pero, oh, sorpresa, mi termómetro también se ha suicidado.

Mi vida es una puta broma macabra.

Me pegaría un tiro, pero la mano jodida es la derecha, y con la izquierda soy capaz de pegármelo en el pie.

Esther Williams

EDITADO

PD: volviendo de llevar el ordenador a arreglar me he ostiado. Tengo las palmas de las manos y las rodillas desolladas. Cosa que no hubiera pasado de haber ido en coche.

PD2: creo que la muerte me ronda…

Una serpiente se muere intoxicada por silicona al morderle el pecho a una modelo… Para el campo siempre me había llevado Autan de toda la vida… pero parece que eso no es suficiente. ¡Bueno, ya sé lo que tengo que hacer para la próxima vez!

En China, un hombre, ordenó a un grupo de hombres a destrozar su Lamborghini, porque estaba harto de sus defectos… ¡así que cogieron unos martillos y lo destrozaron mientras un grupo de gente les miraba y aplaudían! El hombre hizo el encargo coincidiendo con el Día Mundial de los Derechos del Consumidor. A esto sí que no hay derecho. No entiendo, como nadie cogió uno de los martillos y se lo estampó en la cabeza… ays cuando sobra el dinero…

Vamos con una rosa…
Una mujer se entera de que su marido se ha casado con otra por Facebook. Ella pensaba que su marido le era infiel, y puede que encontrar unas 200 fotos en su perfil de Facebook le dieran una pista más a su investigación.
Si es que ojos que no ven… Facebook que te lo cuenta.

Bob Esponja sufre una lipotimia en su viaje a Vigo
No lo puedo evitar, me hace mucha gracia el titular… lo sacaron del fondo del mar y lo pusieron bajo 30º y cayó redondo. Lo siento por el hombre que había dentro.

Estos días mi generación ha vivido su primera crisis nuclear. Y muchos creíamos que no lo contábamos. Porque claro, para nosotros, esto de las nucleares no era más que la fábrica de chimeneas abultadas en la que Homer Simpson la lía bastante pero salva el mundo haciendo pinto pinto gorgorito para ver qué botón pulsar. Pero no. Lo de las centrales nucleares asusta. Y mucho.

Todos los problemas de la central de Fukushima, que podrían aún acabar en catástrofe, aunque ahora parezcan más contenidos, han dejado en evidencia que no se puede poner la mano en el fuego por ningún invento o construcción humana. La Naturaleza siempre es más fuerte y más potente. Y eso asusta.

La radiación no es ya ese trozo verde que Homer saca de la central de Springfield metido en el cuello de la camisa. La radiación es ese monstruo invisible, inodoro y silencioso que como se te acerque te jode la vida. Sin más. Pum. En un segundo. En estos días ya se han contaminado algunos alimentos, como la leche. A saber qué más no nos han contado.

Otra de las consecuencias del trágico terremoto, es que nos ha dejado claro que el mundo no sabe cómo actuar. No tiene los medios, ni las ganas de ponerse a prepararlos. No ha aprendido de otros accidentes como el de Chernóbil. Los países ni siquiera se ponían de acuerdo en el nivel que alcanzaba el accidente: 4/7 para Japón, 6/7 para Francia. Parece el resultado de un puto partido de tenis. Un macabro juego en el que podrían haberle jodido la vida a mucha mucha gente.

Y lo más acojonante es que sólo 50 personas se han quedado ahí para combatirlo, como auténticos mártires. Ya me podían pagar todo el oro del mundo, que prefiero mi beca sin salidas y mis 500 míseros euros con tal de no tener que acercarme a la central de las narices.

Y todo porque tenemos un gasto energético tan enorme que hay que producir energía poniéndonos a todos en peligro. ¿No suena un tanto paradójico? Produzcamos y produzcamos, que da igual si por el camino caemos todos como moscas…

Hoy leía una escalofriante entrevista de una superviviente de Hiroshima. Decía que estaría dispuesta a vivir sin electricidad tres horas al día, por ejemplo, para quitar las centrales nucleares. Quizá deberíamos empezar a producir con cabeza, y a creernos que el mundo tiene que durar muchos más años. Al menos para que lo vean nuestros hijos.

Estrellita la fantástica

Supongo que todos lo sabeis, pero estamos en guerra. Aunque todo el mundo lo llama intervención militar. Sin embargo, también aportan el mapa de guerra. ¿Es sólo un eufemismo? ¿No hablan de la guerra porque podría suponer la 3º Guerra Mundial?

Antes de continuar, he de dejar claro que llevo días intentando encontrar una opinión propia sobre el tema. No conozco el vocabulario o la ley al respecto, así que… podemos decir que estoy un poco perdida.

Supongo que como la mayoría de la gente (quitando periodistas, etc.).

Lo que no sé si es como la mayoría de la gente, es el sentimiento que tengo.

Se inicia una guerra y yo me siento rara. Vacia. Como si viviéramos en una burbuja. Con la sensación de estar perdiéndome algo transcendental, mientras hago zapping o sigo con mis planes.

Y aparte está el debate. Mi debate interno.

Estuve absolutamente en contra de la guerra de Irak del 2003.

No creo que haya guerras buenas, ni vencedores. Sólo hay muertos.

Lo comparo con lo que tengo más “cerca”: la Guerra Civil española, y la ya mencionada guerra de Irak. Cuando lo de Irak, me indigné mucho. En parte porque todo eran mentiras. En parte, porque incluso si hubiera sido verdad la parte de “salvemos al pueblo de Sadam”… A ver cómo lo digo: No creo que nadie tenga que salvar a nadie, sobre todo si éste último no hace un esfuerzo. Y no es egoismo, simplemente creo que cada pueblo se tiene que organizar, que tiene que luchar, y se tiene que rebelar, en suma. El pueblo libio se ha rebelado. Ha luchado. Y le ha ido mal. Ahí sí entiendo una intervención. Igual que en la Guerra Civil, en la que ambos bandos recibieron ayuda.

Pero a nosotros nadie vino a salvarnos de Franco. Nadie salva a Cuba de Castro. Nadie salva a nadie, porque no es asunto de nadie.

Excepto en Irak. El problema es que fue mentira, por supuesto.

En el caso de Libia, hay otra importante diferencia. Tanto la OTAN como la ONU han dado su consentimiento, su apoyo. No son 3 países convirtiéndose en un Superman samaritano. No autoriza una invasión. Es sólo una forma de parar la guerra que ya había.

Por cierto, resulta bastante revelador que uno de los votos obtenidos a favor de esta intervención fuera el de Bosnia Herzegovina, país que fue recibió resoluciones parecidas anteriormente.

Sigo sin encontrar mi postura, no sé si esto irá a más o se quedará en un reestablecimiento de la paz.

Lo que sí pienso es que ésta sí es una guerra legal, al contrario que aquella que hizo que todos nos echáramos a la calle gritando “No a la guerra”. Eso ayuda.

Aunque, repito: NI HAY GUERRA BUENA, NI HAY VENCEDORES.

Esther Williams

¿Qué le pasa al cine en nuestro país? Con esa sensación se sale de la sala después de ver Chico&Rita. Por todos es sabido que cuando una película tiene taaaan buena prensa, malo. Significa que en vez de gastarse los dineros en la producción del filme, se lo han gastado en hacerle publicidad. Pero a partir de ahora voy a tener que ampliar el dicho: si tiene buena prensa y encima gana un Goya, peor. Significa que encima se han gastado los dineros en comprar a la Academia. O al revés.
Una lástima, porque realmente el buen cine no necesita tanta inversión. Tan sólo precisa un buen guión. Y precisamente de eso adolece Chico&Rita, de historia. Vendida como la excelente cooperación entre Javier Mariscal y Fernando Trueba, con música de Bebo Valdés y voz de Estrella Morente, el ‘cartel’ era inmejorable, y en muchos sentidos, así es. Pero la película no es redonda.
La música y las animaciones (con el sello de Mariscal, sin duda) constituyen el punto fuerte del filme y transportan al espectador a Cuba a finales de los años 40, antes de la revolución. Pero lo único que se puede llegar a sentir es nostalgia, de aquella época y de la música y el bolero que invitan mover los pies.
Porque a la historia de amor entre Chico y Rita le falta cafeína y le sobran clichés. En definitiva, tienen un enorme problema de guión. Los personajes se quedan en las dos dimensiones de la animación, planos por completo, y no llegan a transmitir la pasión de su amor, como mucho, sólo la pasión por la música, con la fundamental colaboración de Bebo Valdés, por supuesto.
En definitiva, una película prescindible de ver en el cine, a menos que se quiera analizar la ejecución de sus animaciones y disfrutar de la música a 10 euros la entrada. Porque por lo demás, la historia aburre soberanamente. Y luego se preguntarán qué le pasa a nuestro cine.
Estrellita la fantástica