La verdad está ahí fuera

Publicado: octubre 7, 2011 en Uncategorized

O no.

Hoy vamos a hablar de la “sucesora” de Expediente X y la hermana bastarda de Lost, Fringe.

Con Lost, comparte creador, J.J. Abrams (aunque también lo comparte con Felicity y no tienen nada que ver); con Expediente X comparte estilo, o temática, o como se quiera llamar, aunque en realidad los parecidos no son tantos.

Yo no vi mucho Expediente X (era bastante pequeña y después no me ha llamado mucho la atención), pero tal como lo veo yo, Expediente X era de ciencia ficción con marcianitos y Fringe es de ciencia ficción con poderes mentales y mundos paralelos.

Las demás similitudes me parecen una estupidez: capítulos autoconclusivos (como en House, 24, The good wife, Ally McBeal, cualquier sitcom…), pareja protagonista hombre-mujer (ni voy a citar ejemplos), tensión sexual no resuelta (como en el 90% de las series, en una se resuelve antes, en la otra ni me acuerdo de si se llegaba a resolver) y musiquita parecida (lógico, si las 2 son series de ciencia ficción y misterio).

Cuando me puse a ver Fringe, no esperaba que me gustara. No es mi estilo de serie. Gracias a Dios, estaba sexypacey Joshua Jackson para hacerme insistir. Y me acabé enganchando.

Primero, porque, hasta que se demuestre lo contrario, creo en los poderes mentales, la información ocultada por los gobiernos y los experimentos médicos (hasta que se demuestre lo contrario sobre los poderes mentales, claro, lo demás es obvio), así que no me parece taaaaaaaaaaaan ciencia ficción, sino que podría pasar (que lo de los marcianitos también, pero me resulta más descabellada la idea de que alguien de otro planeta venga precisamente aquí a abducir personitas).

Después, por el reparto.

Foto en b/n, que luce mucho

 

 

Anna Torv, a quien practicamente no conocía y que me parece una actriz genial, perfectamente consciente de su cuerpo. Y no, no me refiero a que esté buena (que lo está, claro), sino a la actuación física, no verbal. Su capacidad para hacer 3 personajes muy distintos entre sí, en los mismos capítulos, sin que le falle un gesto. Y antes de esos personajes de más, su forma de hablar con la mirada, con un personaje con tanto auto-control, que, a veces, su única forma de expresarse es con los ojos.

ay, omá

 

 

Joshua Jakson, única razón por la que me tragué Dawson crece entero, me hace dudar, sin embargo. Lo hace bien, pero es un personaje tan parecido a Pacey que existe la duda de si lo hace bien porque sí o porque ha hecho el mismo personaje durante 10 años. En mi opinión, es un buen actor, pero éste no es un papel en el que se pueda lucir.

Científico loco

 

John Noble cierra el trío protagonista con un personaje (o 2) difícil, un hombre marcado por la culpa, aliviado durante muchos años por la pérdida de memoria y enfrentado a sus pecados nuevamente. Un adulto peculiar, con el cociente intelectual de un genio, pero las maneras de un niño (inteligencia emocional incluida).

 

 

La serie mantiene en equilibrio la dosis justa de tensión, drama y humor. La tensión justa para que quieras seguir viéndolo, el drama justo para que “quieras” a los personajes, y el humor justo como válvula de escape.

Retransmitida (y puteada) por la FOX, una cadena conservadora (curioso, por otra parte, ya que es la cadena donde se emiten desde hace más de 20 años Los Simpsons). Puteada, digo, porque la serie no lo petaba mucho en audiencias, pero la FOX, en vez de intentar remediarlo, la puso los viernes por la noche. Para acabar de cargársela. Todavía no se comprende cómo renovó para una cuarta temporada, y, parece ser, siempre está en la cuerda floja (y sus fans siempre sufriendo) (como los del Atleti).

Hay quien quiere ver ciertas escenas en una iglesia, o ciertas escenas religiosas, como la mano conservadora de la FOX. Yo, sin embargo, lo veo como otro gen que comparte con Lost.

Fringe nos habla de redenciones, de sacrificios, de culpas, de castigos. No habla de dios, pero si de algo superior a nosotros mismos, nos habla de equilibrio, de la moral y la ética. De soledades. De penitencias. De miedos, solidaridad y fuerzas.

Nos habla de Olivia, Peter y Walter.

He is watching you...

 

PD: este tío sí que mola.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s